Ayuda para la ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

Como trastorno, la ansiedad tiene diferentes variantes sintomatológicas y por ende diversas maneras de presentarse en cada persona. Si pensamos que cada individuo es un mundo, es necesario ahondar en las razones por las que los síntomas varían entre unas personas y en otras, y evitar por tanto generalizar. Sin embargo, sí podemos decir que la ansiedad es una respuesta natural que nos protege de situaciones de peligro. Pero a veces, por diversas razones, las respuestas comienzan a ser desproporcionadas, lo que significa que ante situaciones inonfensivas se suele reaccionar de manera estresante y descontrolada, así que lo que solemos sentir son malestares provocados por estas crisis. Nuestro cuerpo responde con:

  • Palpitaciones, pulso rápido, respiración acelerada, sudoración,
  • A nivel cognitivo: preocupación, inseguridad, sensación de incapacidad, de pérdida de control, poca concentración,
  • En el ámbito conductual: paralización motora, hiperactividad, movimientos desorganizados, conductas de evitación,
  • En lo emocional con malestares asociados a la autoestima, sentimientos de soledad, tristeza, incomprensión, etc. 

¿Cómo ayudamos?

CEPFAMI propone un trabajo terapéutico ajustado a la persona, que tiene por propósito lograr sentirse mejor en un tiempo necesario y prudente. ¿Qué quiere decir esto? Que aunque cada persona es diferente, lo que vemos en nuestro trabajo es que los pacientes comienzan a sentirse mejor entre la cuarta y sexta sesión. Esto no podemos generalizarlo, pero es una tendencia evidente. 

Aunque las terapias suelen ser individuales, en nuestra experiencia el mejor trabajo de ayuda suele hacerse con la ayuda de la familia y/o de la pareja. Los resultados de esto suelen ser buenos y se mantienen a lo largo del tiempo. El trabajo en equipo suele ser más fácil y llevadero con el apoyo de las personas que confiamos. 

Algunas de las formas de que se expresa la ansiedad negativa:

Trastorno de ansiedad generalizada:caracterizado sobre todo por la sensación excesiva y continua de agobio o de demasiada preocupación por cosas que habitualmente son cotidianas. Además, si esto se cronifica y se agudiza, se evita que se pueda seguir con normalidad el día a día. 

Trastorno de pánico: aquí la ansiedad se manifiesta en ataques relativamente cortos marcados por un exceso de miedo y terror exacerbado. Estos ataques son vividos como episodios realmente mortíferos y que suelen venir acompañados de temblores, mareos, confusión. A veces suelen confundirse con ataques al corazón ya que las palpitaciones son elevadas y llegan a generar taquicardias muy fuertes.

Trastorno de pánico con agorafobia: ante el temor a que el ataque vuelva a repetirse, las personas que padecen un ataque de pánico suelen evitar cualquier situación fuera de casa. Con el tiempo, las personas suelen enclaustrarse hasta perder el contacto total con el mundo exterior. 

Trastorno fóbico: las fobias son miedos irracionales e incontrolables sobre un objeto, situación, persona, animal, entre otros. Esta fobia produce una desmesurada pérdida de control y conlleva a un abandono "racional" acerca del peligro real que supondría el causante del miedo fóbico. 

Trastorno de ansiedad social: la fobia social se caracteriza porque la persona siente un miedo constante a interactuar en situaciones sociales, generalmente provocadas por el temor a ser juzgado, insultado o verse en ridículo. Esto hace que  se aísle y evite socializar de manera habitual.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): El TOC tiene como identidad sintomatológica la presencia de obsesiones en forma de pensamientos, imágenes generalmente angustiosas, imposibles de controlar y de forma persistente e intrusiva. Además de esto, suele ir acompañado de compulsiones donde la persona no puede evitar tener ciertos comportamientos, actos o rituales que, si no logran completarse, llevan a la persona a sufrir un malestar insoportable. Las obsesiones no siempre están acompañadas de las compulsiones. 

Trastorno por estrés post-traumático: este trastorno ocurre únicamente después de sufrir alguna situación traumática, como una guerra, catástrofe natural, violación, agresión violenta o accidentes graves, abusos, secuestros, etc. Lo que sucede aquí es que las personas viven constantes reminisencias mentales del evento, muchas veces en forma de flashbacks repetitivos, sin la posibilidad de controlarlos o detenerlos. Este trastorno suele conllevar comportamientos para evitar situaciones parecidas e inclusive tiene puede aparecer relacionada con síntomas de depresión.

 

 

 

¿Quieres hacer una cita? Haz clic aquí

Introduce tus datos aquí y en seguida un profesional se pondrá en contacto para ayudarte.

Campo requerido
Validating files
0%

¿Tienes alguna duda o comentarios? haz clic aquí

Llena el siguiente formulario y te responderemos de inmediato!

Campo requerido
Validating files
0%

A los efectos de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter PersonalCEPFAMI informa a sus pacientes de la existencia de un fichero automatizado y cifrado para preservar la confidencialidad de los datos, que contiene datos de carácter personal cuya única finalidad es la de gestionar los servicios ofrecidos, así como enviar información por cualquier medio, incluido el correo electrónico. CEPFAMI, asume su responsabilidad respecto a los datos contenidos en este fichero.